Como siempre, todos los proyectos que se empiezan se complican a medida que se van sacando adelante las ideas que se garabatean sobre el papel claras y nítidas. Tanto como lo puede ser la servilleta sobre la que suele hacerse 🙂 De esta manera, pusimos en marcha este proyecto que llamamos Company 157 Real Games con la idea de ofrecer un deporte alternativo en un entorno rural falto y necesitado de impulsos.

¿Cuál es nuestra idea?

Practicar deporte en naturaleza y al aire libre de una manera innovadora, además de poder ofrecer un recurso a curiosos y deportistas de todas las edades que quieran pasar un rato agradable y cargado de adrenalina en el que la cooperación, el trabajo en equipo y el esfuerzo físico son claves para conseguir la victoria.

¿Cómo conseguimos la financiación?

Pues sin mucha novedad. Está claro que hay algunos que usan modernas plataformas de crowfunding o campañas a través de redes sociales. Nosotros no teníamos tanto desarrollado como para ofrecer un producto por el que alguien pudiera apostar a través de Internet, así que recurrimos a la vieja usanza. Unas papeletas y una rifa. Eso nos permitió invertir en los necesario para poder practicar este deporte con unas 12 personas en juego. Hay que agradecer a la gente del Hernán-Pérez y de pueblos vecinos que decidió ayudarnos y poco a poco sacamos el dinero, no llegamos a los mil euros, para comenzar con toda esta historia. Esta es la parte más complicada de todo proyecto, normalmente, y este mensaje va dirigido a ti, pequeño creador, nadie va a confiar en ninguna de tus ideas, la gente está demasiado ocupada llevando a cabo las suyas o simplemente, no haciendo nada, pero no desesperes, siempre hay un pequeño hueco por el que ir haciendo mella y arrancar con la idea. Por supuesto, vas a tener que poner de parte. ¿Estás dispuesto a arrimar el hombro? Arriésgate, no puedes o no estás dispuesto a empujar el carro. Mejor que esperes a que llegue una oportunidad mejor, siempre hay que tener en cuenta que cada proyecto fallido es un cartucho desperdiciado y la munición no es infinita 🙂

Airsoft Sierra de Gata, Stalker Airsoft

Primeras cosillas en el Campo de Airsoft Sierra de Gata.

¿Qué compramos al comenzar?

Pues empezamos con cuatro réplicas de JG, está claro, las G608, por su dureza y precio asequible, más todo lo necesario, baterías de repuesto, cargadores, bolas, etc, etc. Además también añadimos al paquete algunas M56 de diversos formatos que son baratas y nos permitían llegar a tener más jugadores. Posteriormente añadimos algunas M9 Beretta de STTI con las que complementamos el rol de asalto de la escopeta con una pistola de gas asequible y que cumple su función. Tal vez no para competir en eventos milsim pero sí en nuestro pequeño campo de juego que denominamos cariñosamente “el Páramo”. Además nos empeñamos en comprar todas las protecciones necesarias para 12 personas; máscaras, gafas, rodilleras, coderas, etc. Lo necesario para que la experiencia cuente con ese plus que sólo puede dar el atrezzo. Con eso nos dispusimos a arrancar.

¿Cómo fueron los primeros días?

Remachando una y otra vez la cuestión de la seguridad, es decir, los ojos y los dientes hay que cuidarlos y por lo tanto; gafas y máscara son lo primero que nos ponemos nada más llegar al campo y comenzar con todo el asunto. Las réplicas impresionan al principio, por su peso y su solidez. No son las típicas “pistolas de bolas”, ya tienen cierta calidad y al sostenerlas está claro que no tenemos una pelota en las manos. Hay que tener cierta capacidad para usarlas, pero principalmente responsabilidad y respeto hacia ellas. Pero al jugar las primeras partidas la actividad se va normalizando y se asume que respetando las reglas y normas de seguridad no hay problema más allá del “picor” que producen las bb’s de 0,20 o 0,25 gramos al hacer diana.

Al principio, claro está, el descontrol es gigante, incluso se recomienda dejar que la gente se explaye y se “temple” de pegar bolazos para después empezar poco a poco a meter objetivos de guión simples como; tomar la posición, escoltar al VIP o encontrar algún tipo de objeto en “territorio enemigo”, esta es una buena fórmula de ir introduciendo a los jugadores de airsoft novatos en el mundillo, pero hacerlo además tratando de conseguir que el juego no sea un simple “mata-mata”, de manera que además se va introduciendo en toda la dinámica el gusanillo de la interpretación de roles determinados.

Hemos jugado varias partidas ya, algunas básicas de “todos contra todos” y otras en las que se ha tratado de seguir un guión más o menos establecido. Poco a poco se va notando el avance.

P’alante!